Inicio Betterware en casa ¿Sientes que no puedes ordenar tu casa? He aquí el motivo.

¿Sientes que no puedes ordenar tu casa? He aquí el motivo.

Marie Kondo se ha apoderado de nuestras pantallas de televisión -y de nuestras salas de estar- y ha inspirado a miles de personas a ordenar sus espacios y descubrir lo que realmente despierta la alegría en sus vidas.

Mientras que a algunas personas les resulta fácil hacer “KonMari” en sus casas y deshacerse de las viejas pertenencias para empezar de cero, otras parecen no poder hacerlo por nada del mundo, pero hay una razón para ello; o en realidad, hay siete.

En su nuevo libro la psicóloga Tracy McCubbin explora los siete obstáculos emocionales con los que se encuentra la gente cuando intenta organizar su ambiente.

ordena tu casa con betterware
ordenar tu casa con betterware

Desde las cosas que te retienen en el pasado hasta el hecho de estar atrapado con las pertenencias de otras personas, hay formas de averiguar exactamente por qué no puedes tirar esa camisa que ya no te queda bien o esa casa de paletas a medio construir, y los pasos que debes dar para poder avanzar (¡por fin!).

Bloqueo No. 1: Mis cosas me mantienen en el pasado

¿Esos viejos premios, tarjetas de cumpleaños, vestidos de graduación y platos innecesariamente elegantes que tienes aunque no celebres ningún evento especial? Actualmente se están desperdiciando en tu casa, y están ahí por una razón. Tracy explica en su libro que mirar estos objetos puede reforzar que tus mejores días han quedado atrás, lo que afecta a tu salud mental y a tu estabilidad.

Algunos recuerdos son magníficos para conservarlos, pero en casos como éste, muchos de los objetos conservados están provocando un sentimiento diferente y menos positivo, como una añoranza de lo que una vez fue (cuando en el fondo sabes que no será).

Deshacerte de tus reliquias del pasado hará que haya espacio para la vida que quieres ahora.

Bloqueo No. 2: Mis cosas me dicen quién soy

Cuando compras constantemente por Internet, tienes bolsas de compra que nunca se han deshecho y ropa con etiquetas, tienes un problema con las compras excesivas y el poder que sientes al comprar algo nuevo.

Es un subidón posterior a la compra que te mantiene comprando y comprando y comprando, hasta que tu casa está invadida de ropa de diseñador y cachivaches aleatorios que no necesitas así como cosas que nunca usarás.

Para superar este obstáculo emocional, McCubbin quiere que te hagas estas preguntas

¿Por qué necesito estas cosas?

¿Qué busco en ellas para que digan algo sobre mí?

Los siguientes pasos son hacer interacciones diarias más significativas que no cuesten dinero, como el voluntariado.

Bloqueo No. 3: Evito ciertas cosas

Este es un bloqueo emocional muy venenoso. Dejar que las cosas se acumulen, como el correo sin abrir, el papeleo sin arreglar, los proyectos sin terminar y los objetos sin devolver, puede causar una cantidad insuperable de ansiedad.

«Te digo esto ahora: Esto no se va a solucionar solo. Y estás minando tu confianza en ti mismo con cada día que pasa y no actúas»

Aunque no hay una solución única para este problema, lo mejor es invitar a alguien a que te apoye… y empezar a abrir. Sea lo que sea, McCubbin te asegura que se puede solucionar, y que «hecho» es mejor que perfecto.

Bloqueo No. 4: Tengo cosas de fantasía para mi vida de fantasía

Para identificar este bloqueo emocional, McCubbin busca objetos nunca usados, ropa con etiquetas, electrodomésticos en cajas, aparatos de gimnasia que nunca se han usado y una desconexión entre las cosas que compras y la vida que vives, día tras día.

Trabajando como organizadora, McCubbin ha visto cosas como personas a dieta que compran ropa de una talla demasiado pequeña para su cuerpo actual -con la esperanza de que les quede bien algún día-, una mujer soltera que compra un televisor de 80 pulgadas para atraer a un hombre, e incluso una mujer que intenta quedarse embarazada que compra ropa de maternidad y de bebé.

En su libro, afirma: «Si te aferras a un exceso de artículos para «algún día», te están diciendo que has dejado de invertir en el ahora». Debes pensar en acciones que puedan cambiar tu comportamiento para la vida que quieres, no en la adquisición.

Bloqueo No.5: No valgo lo suficiente para usar mis cosas buenas

Las sábanas de lujo, los armarios llenos de ropa de diseñador que no te pones, las velas sin encender, las sales de baño sin usar, la plata y la vajilla empaquetadas y el uso de la frase «lo estoy guardando para…» son señales de este bloqueo emocional.

McCubbin quiere que te retes a usar las cosas que supuestamente has estado guardando: haz que la gente se acerque, usa lo bueno y deja de guardarlo, porque hoy merece la pena celebrarlo.

En general, no usar tus cosas «buenas» no ayuda a nadie: en realidad está desperdiciando tus objetos preciosos y haciendo más complicado ordenar tu casa.

Bloqueo No. 6: Atrapado con las cosas de otras personas

ordenar tu casa con betterware-1
ordenar tu casa con betterware-1

Si has heredado toneladas de reliquias familiares, como juegos de vajilla, muebles victorianos desparejados, antigüedades excesivas, recuerdos, fotografías sin etiquetar, y tienes habitaciones sin usar llenas de muebles heredados de los que no puedes deshacerte, y por mas que quieres no puedes ordenar tu casa, podrías estar sufriendo este bloqueo.

McCubbin llama a esto la mentalidad del «Antique Roadshow», cuando alguien está convencido de que el viejo tarro de galletas de la abuela vale toneladas de dinero.

También tienes que recordar que el hecho de que algo que haya pasado a tus manos fuera importante para la persona que lo poseía originalmente, no significa que sea importante para ti.

A menudo, este bloqueo se produce cuando fallece un ser querido: puede que quieras conservar cada una de sus posesiones como recuerdo, pero McCubbin insiste en que sólo necesitas realmente unas pocas cosas para mantener vivo su legado. Ser respetuoso con un recuerdo no significa que tengas que guardar las posesiones para el resto de tu vida.

Bloqueo No. 7: Sigo pagando por estas cosas

ordena tu casa con betterware -2
ordenar tu casa con betterware

«Pero he pagado mucho por eso», «no quiero que se desperdicie» y «podría usarlo» son las frases que se utilizan para identificar este bloqueo emocional. McCubbin comparte una anécdota personal sobre una compra impulsiva, después de una ruptura, de unos jeans demasiado pequeños de $400 dólares. Estuvieron en su armario durante tres años porque no podía justificar el hecho de tirar un par de jeans caros que no usaba, pero un día superó el bloqueo mental y los donó.

McCubbin quiere que sepas que para ordenar tu casa no es necesario que sea un orfanato para los objetos que no se usan, y que puedes dejar que ese objeto vaya a manos de alguien que realmente lo utilice.

Una vez que identifiques cuáles de los siete bloqueos emocionales te impiden hacer KonMari en tu casa, podrás desordenar de verdad, y hacer que esos cambios sean duraderos.

No te puedes perder esto